La Cámara de Representantes aprueba someter a Trump a un segundo juicio político, esta vez por “incitar a la insurrección”

14

ESTADOS UNIDOS. 14 de enero. – Donald Trump se ha convertido en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en enfrentar dos juicios políticos o impeachments, y en un mismo mandato.

En un voto histórico, aunque esperado, la Cámara de Representantes —de mayoría demócrata— aprobó este miércoles un cargo de “incitación a la insurrección” contra el mandatario, tras su papel en la toma forzosa del Capitolio hace una semana, que dejó cinco muertos y daños materiales a la propiedad federal.

A diferencia del primer juicio contra Trump —que culminó en febrero de 2020—, en el que ningún republicano de la Cámara Baja votó para condenarlo, este miércoles 10 republicanos sí apoyaron el proceso, entre ellos algunos legisladores prominentes de ese partido. En total, 232 de los 435 legisladores de ese órgano votaron a favor, mientras 197 lo hicieron en contra.

La Cámara Baja enviará de inmediato el cargo aprobado este miércoles al Senado —de mayoría republicana— para que comiencen el juicio en el que determinarán si condenar a Trump y, potencialmente, prohibirle que vuelva a postularse para cualquier cargo en el Gobierno.

Sin embargo, no está claro cuándo ocurrirá ese juicio. El Senado no regresará a sus actividades hasta el próximo 19 de enero, un día antes de que Joe Biden tome posesión del cargo y Trump deje a Casa Blanca. Por esta razón, el resultado del proceso sería mayormente simbólico.

Los republicanos que votaron para enjuiciar a Trump fueron: la representante por Wyoming Liz Cheney (la republicana de mayor rango en votar “sí”. A ella se unieron John Katko, por Nueva York; Adam Kinzinger, por Illinois; Fred Upton, por Michigan; Peter Meijer, por Michigan; Anthony González, por Ohio; Tom Rice, por Carolina del Sur; David Valadao, por California y Jaime Herrera Beutler Dan Newhouse, por Washington.

Se debe ir. Es un peligro claro y actual para el país que amamos”, dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, pasado el mediodía, al dar comienzo al debate. La condena de Trump, afirmó, asegurará que la “República esté segura”.

El representante Tom Cole se opuso al debate asegurando, al igual que otros legisladores republicanos, que no se respetaron los tiempos y reglas correspondientes. Cole calificó las acciones de Trump de “inapropiadas e imprudentes”, pero remarcó, por ejemplo, que no se le dió la oportunidad de responder, aunque el presidente ya ha rechazado abiertamente la acusación.

El congresista republicano Jim Jordan, por su parte, culpó a los demócratas por objetar los resultados de las elecciones anteriores y repitió las acusaciones infundadas de un fraude electoral en 2020.

Cada minuto que Trump pasa en la Casa Blanca es un peligro para la nación, respondieronn del lado demócrata. Al mandatario le queda una semana más, hasta el 20 de enero, que asume el presidente electo, Joe Biden.

¿Queda poco tiempo? Sí. Pero nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto“, dijo Hoyer al respecto.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo a sus colegas republicanos el miércoles por la tarde que sigue indeciso sobre si votará para condenar al presidente. “Si bien la prensa ha estado llena de especulaciones, no he tomado una decisión final sobre cómo votaré y tengo la intención de escuchar los argumentos legales cuando se presenten al Senado”, escribió McConnell en una carta a sus colegas.

The New York Times informó el martes que McConnell había expresado en privado su apoyo a la decisión de los demócratas de acusar a Trump.

La histórica votación ocurrió en medio de una alerta máxima en todo el país por las amenazas de más ataques y violencia en Washington D.C. y en los capitolios de los 50 estados por parte de grupos extremistas a favor del presidente. Los legisladores están en un Capitolio cercado con vallas y reforzado con agentes armados de la Guardia Nacional.

Trump ha mantenido un tono bélico diciendo que es “peligroso” que sea enjuiciado en su última aparición pública y negándose a aceptar su responsabilidad en el mortal asaldo del miércoles pasado. Aunque ha repetido, al mismo tiempo, que “no” quiere violencia. 

En medio del debate, el mandatario envió un sorpresivo comunicado oficial pidiendo que no haya violencia. “No es lo que yo represento”, aseguró.  

El miércoles por la mañana temprano, antes de que la Cámara comenzara el debate, se reforzó la seguridad el Capitolio. La Guardia Nacional del Distrito de Columbia dijo que ha sido autorizada a armar a las tropas asignadas al edificio. En el centro de Washington D.C., la policía cerró las calles con vehículos militares.

Segun el proyecto de ley de impeachment aprobado por los demócratas, que consta de cuatro páginas, el presidente “incitó a la insurrección” por su discurso el 6 de enero y sus reiteradas denuncias infundadas de fraude electoral.

“El presidente puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno”, dice. Si Trump sigue en el cargo, “seguirá siendo una amenaza”, agrega el documento.

Con información de Telemundo

Loading...