OÍDOS SORDOS Y OJOS CIEGOS DE AUTORIDADES AMBIENTALES EN TULUM || Impera la devastación en el noveno municipio

25

TULUM, Quintana Roo, 04 septiembre. – Sacrificando el medio ambiente por el desarrollo económico, las autoridades municipales de Tulum han entregado permisos de construcción a diestra y siniestra a Grupo Andreson’s y Rosa Negra, sin importar que estas no cuenten con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por parte de las autoridades federales.

Lo anterior lo denunciaron empresarios restauranteros y hoteleros de Tulum, quienes agregan que lamentablemente la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) solo cuenta con dos supervisores en Quintana Roo y esto es aprovechado por cualquiera que quiera devastar el medio ambiente, sin que tenga consecuencias. Ni la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) interviene en estos casos.

Pero no solo es un grupo quien devasta zona de mangle en la zona hotelera de Tulum, desde 2017 existe la sobreexplotación de los recursos naturales en la playa y mangle y han afectado el equilibrio ecológico del municipio, mientras las autoridades nada hacen para evitar esto.

Ante la impotencia los empresarios locales, que defienden el concepto de turismo de bienestar, relajamiento, cultural y esparcimiento, no les queda nada que hacer ya que al denunciar el ecocidio que llevan a cabo en tulum las autoridades solo los ignoran.

“Obras donde se ven monumentales construcciones como Restaurantes y hasta una discoteca techada para 800 personas que esta próxima a abrir sobre el mangle, todos ellos carecen de permisos de obra de ningún tipo, ni mucho menos manifestaciones de impacto ambiental (MIA), en un grotesco asalto a la ley y a todo Tulum”, comenta un restaurantero que prefiere el anonimato por los nexos que estos grupos tienen con “gente muy poderosa”.

Recuerdan que hace unos días, una gran bodega cerrada, estilo cuarto frío, ya fue clausurada por las autoridades medioambientales federales, pues su construcción está sobre el mangle, entre otras presuntas irregularidades.

“Lo increíble es que no tienen permisos de nada, y los mismos juicios federales han sacado resoluciones de no otorgar permisos de obra u operación de ningún tipo en toda esa zona”, detallan los denunciantes.

Todos estos proyectos son construidos sobre área natural protegida dañando la flora y la fauna del lugar sin importar el detrimento de la imagen de este destino turístico.

Loading...