Sobre los despidos y recortes de salario de los trabajadores hoteleros en la Riviera Maya

10

PLAYA DEL CARMEN, Quintana Roo, 9 de septiembre.- Ante las circunstancias y preocupación por la incertidumbre debido a la pandemia del Covid-19, se han compartido noticias sobre la inconformidad de algunos colaboradores de empresas de turismo en la Riviera Maya y destinos que centran su economía mayoritariamente en el mercado turístico.

Una posición complicada: el sector turístico ante la crisis

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), México es el séptimo lugar dentro del ranking de llegadas de turistas internacionales, es por ello que, siendo este el sector económico más afectado durante la pandemia del Covid-19, las empresas y organismos dedicados a los viajes y sus derivados en este país, y en particular en la zona sureste, son hoy los que se enfrentan a retos más complejos de los que imaginaron.

La situación ha sido más que difícil para la comunidad en general, por lo que las empresas turísticas han trabajado de manera que se evite prescindir de los servicios de los trabajadores de manera masiva; sin embargo, al ser negocios con recursos limitados, se ven obligados a tomar ciertas medidas que efectivamente afectarán a sus plantillas y a sus respectivas familias, lo cual es por supuesto lamentable desde cualquier perspectiva.

En el marco de esas decisiones, es verdad que algunos empleados fueron más impactados que otros. En particular se ha externado la inconformidad con respecto a algunos despidos y disminución de los sueldos, que si bien han mermado en las vidas de los colaboradores y sus familias, esta es, en definitiva, una medida temporal para evitar dentro de lo posible un despido masivo que afecte aún más a las personas y por ende, a la economía local.

Empresas como Sandos, Xcaret, Palace y RIU han mantenido al mayor personal activo posible para salvaguardar su bienestar y el de sus familias; además, al inicio de la declaratoria de contingencia, fueron estas mismas quienes armaron comedores y entregaron alimentos a las comunidades más afectadas, buscando combatir las situaciones de extrema necesidad.

Es justo aclarar que en ningún momento dicho recorte se ha realizado con intención de implementarse de manera permanente, sino que es una estrategia de supervivencia a largo plazo para lograr recuperarse luego de la pandemia, llevándose a cabo, en su mayoría, dentro del marco legal. Es lógico también que empleados y empresarios de las empresas turísticas son los más interesados en seguir trabajando para restablecerse y reactivar la economía de este sector.

Por fortuna, hoy la llegada de turistas al destino está permitiendo incorporar cada vez a más trabajadores y velar por las condiciones favorables en sus retribuciones y de esta manera garantizar el sustento al mayor número de familias posible.

Representantes de cadenas hoteleras reiteran que continúan trabajando con las medidas de seguridad e higiene más estrictas, no solo para cuidar a sus huéspedes sino también a sus empleados y que, como todos, esperan que esta crisis sin precedentes llegue pronto a su fin y puedan reanudar actividades hacia un regreso seguro a la nueva normalidad, recordando a la pandemia como un momento de infinitas lecciones para la humanidad.

En una situación global de desconcierto ante una crisis nunca antes vivida en el destino, las personas, además de las empresas grandes y pequeñas han hecho grandes esfuerzos por ayudar a su eslabón más importante, el recurso humano, en reconocimiento a su entrega incondicional, dedicación y compromiso constante, con y sin pandemia

Loading...