Mandata juez detener obras del Tren Maya del tramo 3

80

CANCÚN, Quintana Roo, 18 de febrero. –   En conferencia de prensa virtual, los colectivos en defensa del territorio maya dieron a conocer los resultados a su favor de los tres juicios de amparo presentados el 20 de enero del presente año al impugnar la constitucionalidad de la Manifestación de Impacto Ambiental aprobada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales a favor del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para la construcción del Tren Maya.

Tres son los argumentos fundamentales de los juicios de amparo: a) La violación al derecho a la información, puesto que las comunidades indígenas a las que pertenecen los quejosos no tuvieron acceso en ningún momento a los estudios derivados de la manifestación de impacto ambiental, es decir, a la información sobre los diversos impactos ambientales locales y regionales que el proyecto generará al medioambiente y al territorio de esas comunidades.

Esa violación al derecho de información a las comunidades afectadas tuvo como consecuencia la vulneración de su derecho a la adecuada participación de estas en la determinación de las implicaciones e impactos ambientales derivados del megaproyecto del tren maya, tal como lo ha establecido la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Además, hubo omisión a realizar una evaluación ambiental regional que incluya todo el estudio de los impactos del proyecto de forma integral y no seccionándolo por tramos, es decir donde se determinaran los impactos acumulativos y sinérgicos o residuales ocasionados por el proyecto denominado Tren Maya en su totalidad, y no de manera fraccionada como se ha hecho.

Frente a estas violaciones contenidas en las tres demandas de amparo, la Juez Cuarto determinó conceder las suspensiones respectivas argumentando que: “… el acto reclamado consiste básicamente en la autorización de impacto ambiental, que, conforme a la ley de la materia, es la culminación de un proceso en el que se somete a criterio de la autoridad un catálogo de efectos que una obra puede llegar a generar sobre el medio ambiente.”

En consecuencia, Fonatur debe detener las obras del Tren Maya relativas al tramo 3, como son “los trabajos de construcción que impliquen de forestación o puesta en riesgo de especies de animales autóctonas del territorio del Estado”, hasta en tanto no se defina sobre la suspensión definitiva.

Estas nuevas suspensiones, se suman a las que diversas comunidades de la península de Yucatán han obtenido en contra del proyecto denominado del Tren Maya, evidenciando una vez más que el Ejecutivo Federal ha violado sistemáticamente los derechos de las comunidades mayas a la libre determinación al invisibilizarlas y excluirlas del proceso de toma de decisión sobre un proyecto que afecta y pone en riesgo su territorio y su integridad cultural.

Loading...